LA ESCLAVITUD INFANTIL

La sociedad, que prefiere el orden a la justicia, trata a los niños ricos como si fueran dinero, a los niños pobres como si fueran basura, y a los del medio los tiene atados a la pata del televisor. Mucho antes de que los niños ricos dejen de ser niños y descubran las drogas caras que aturden la soledad y enmascaran el miedo, ya los niños pobres están aspirando pegamento. Mientras los niños ricos juegan a la guerra con balas de rayos láser, ya las balas de plomo acribillan a los niños de la calle, porque, desde el punto de vista del sistema, la vejez es un fracaso, pero la infancia es un peligro. Algunos expertos llaman “niños con escasos recursos” a los que disputan la basura con los buitres en los suburbios de las ciudades.

En América Latina trabaja 1 de cada 5 niños con edades comprendidas entre los 5 y los 14 años, en África 1 de cada 3, en Asia 1 de cada 2. En la Unión Europea, son dos millones, sobre todo en las zonas sacudidas por las estructuraciones ultraliberales como el Reino Unido aunque también en otros países socialmente avanzados como Dinamarca, Holanda o Francia existe el trabajo infantil enmascarado bajo la forma de contratos de aprendizaje. En Italia los niños semianalfabetos trabajan en los supermercados, confeccionando prendas de imitación, vendiendo heroína… En España habría cerca de un millón de menores de 16 años trabajando.

Al trabajo hay que sumarle el riesgo de enfermedad que supone los trabajos que desarrollan, como los rigores del clima en los trabajos agrícolas, el manejo de herramientas cortantes, sustancias químicas tóxicas y el porte de pesos excesivos. Las niñas empleadas en el servicio doméstico suelen ser víctimas de abusos de orden físico, mental y sexual. Incluso en la prostitución utilizan a niños porque así se creen que es la mejor forma de defenderse contra la enfermedad del SIDA. Según la OIT hay un gran número de niños esclavos en: la agricultura, el servicio doméstico, las industrias del sexo, de alfombras y textiles, las canteras y la fabricación de ladrillos. Otra circunstancia que hace que crezca la esclavitud infantil y adolescente son las guerras.

Total que entre una cosa y otra se calcula que en todo el mundo habrían aproximadamente entre 400 y 500 millones de niños explotados parcial y totalmente , muchos de ellos hasta el límite de llegar a morir de agotamiento y por los abusos sexuales , físicos y sicológicos.