LA  POBREZA

La pobreza  es producto de los recursos naturales mal usados , de altos niveles de analfabetismo,  de falta de preparación técnica , a causa la presencia de compañías multinacionales que venden leche en polvo, fórmulas de cola, o gasolina a los mercados mundiales hechos con mano de obra barata y que occidente la paga cara. La miseria de los pobres  es provocada por el hecho de que algunas personas o compañías son ricas y su riqueza solo es utilizada si con ello crea aún mas riqueza  y por ello  la brecha entre ricos y pobres se ensancha , la avaricia y la especulación  también son las culpables , la pobreza  es el resultado de que los gobiernos, tanto los locales como los distantes, sean insensibles a las realidades de la pobreza y no hayan hecho la <planificación macroeconómica requerida», o iniciado los suficientes proyectos de desarrollo, o distribuido gigantescas sumas de dinero donde mas hace falta

La pobreza  surge por una muy desigual distribución de los recursos, que permite a un puñado pequeño de la población mundial absorber una porción enorme de la riqueza del resto, ingreso o producción, o lo que fuera.  Es porque los países avanzados consumen demasiado y distribuyen muy poco.  Existe pobreza porque la deuda externa e interna es una pesada carga, que hunde a las débiles naciones a causa del  déficit de sus balanzas de pagos , existe también  porque la moneda local es débil y  se devaluó ,  porque un gobierno ha sido insolvente, ineficiente, ladrón, o cualquier otro adjetivo que se le pueda  llamar a todos aquellos que son unos   hijos de  su madre.                                        

Los  países ricos consiguen precios altos por sus productos elaborados mientras que los países pobres tienen que conformarse con precios bajos por sus materias primas, no tan sofisticadas pero casi de la misma calidad. Pudiera ser cierto que el capitalismo es el villano, especialmente en aquellos lugares donde predominan sistemas premodernos socialistas que con sus políticas libertinas está acabando con la poca dignidad que le queda al mundo.

Las  estructuras económicas que impiden el progreso y que perpetúan actitudes empobrecedoras. Si no las identificamos y las corregimos, difícilmente podremos crear prosperidad, sin importar cuánto tiempo, recursos, dinero, preocupación, lamentos o sermones dediquemos a la solución de la pobreza.